Aplicación de Método Tomatis

Existen un conjunto de trastornos que se asocian por lo general bajo el término de Trastornos Específicos del Aprendizaje. Un considerable número de personas adultas padecen de este trastorno. No se puede explicar ni por una falta de inteligencia, ni por un medio ambiente socioeconómico desfavorable ni por un problema psicoafectivo.

Los orígenes de estos trastornos tienen un origen neurobiológico y pertenecen al hecho que algunas zonas del cerebro no se han desarrollado correctamente durante el periodo prenatal.

Dichos trastornos pertenecen a la dislexia cuando se trata de la lectura, a la disortografía para lo que corresponde a letras y sonidos, o bien a la dispraxia cuando se relaciona con la planificación y la coordinación de los gestos que se aprenden. Asimismo, forma parte de la disfasia para el lenguaje oral y la discalculia cuando se trata de las capacidades matemáticas.

El Método Tomatis, trabaja con la plasticidad de los circuitos nerviosos comprometidos en la interpretación y análisis de los sonidos, pero también trabaja con los circuitos de la motricidad, el equilibrio y la coordinación. Esto ayudará al adulto a desarrollar estrategias para una mayor compensación frente a los trastornos de lenguaje y aprendizaje. Asimismo, si no las erradica, el Método, incita, sin embargo, al individuo a gestionarlos y superarlos de forma eficaz.

Los ámbitos de aplicación del Método Tomatis se distribuyen de la siguiente manera:

• Trastornos del aprendizaje y el lenguaje

• Trastornos de la atención

• Trastornos afectivos y emocionales

• Trastornos de la comunicación

• Trastornos psicomotores

• Trastorno generalizado del desarrollo (TGD)

• Desarrollo personal y bienestar

• Mejora de la voz y la musicalidad

• Preparación al parto

• Aprendizaje de idiomas

Previous Post
Next Post

Leave a Reply