Entérese cuál es el secreto para que su hijo preste más atención

BLOG-5-Psicopedagogía

Existen algunas estrategias que han sido comprobadas científicamente por la neuropedagogía, como las mejores formas para aprender. Una de ellas, es que la NOVEDAD alimenta la atención, la acrecienta e implica un éxito cognitivo innegable.

Es de gran importancia transformar al aprendizaje en una experiencia positiva, agradable e incluso, inesperadamente sorprendente. Pues, los seres humanos somos curiosos por naturaleza, y esta sería la clave, para enfrentar la dificultad de aprender contenidos académicos abstractos, y que en muchas ocasiones, aburren al estudiante hasta el punto de hacerle perder las ganas de aprender.

Un estudio liderado por los científicos Waelti, Dickinson, y Schultz, del 2001, denominado “Dopamine responses comply with basic assumptions of formal learning theory”, y publicado en la revista especializada “Nature”, número 412, afirma que, para motivar el aprendizaje la recompensa no es lo esencial, sino lo inesperado de recibirla.

Los científicos descubrieron que los niveles de dopamina, neurotransmisor presente en diversas áreas del cerebro y que regula la motivación y el deseo a repetir conductas, aumentaba más cuando el alumno tenía una gran expectativa hacia lo que sucedía a su alrededor. De esta forma, tanto su nivel neuronal como conductual estaba dispuesto a aprender.

Pero la novedad no solo prepara al cerebro para aprender, sino que también afianza sus recuerdos. Los psicólogos afirman que un evento sorpresivo en un contexto conocido, tiene efectos positivos en la memoria, que guarda mejor los acontecimientos para luego utilizarlos sin ningún inconveniente.

¿El motivo? Cuando la novedad interviene en el aprendizaje estimula regiones cerebrales ligadas al descubrimiento y la elaboración, tales como el hipocampo, mesencéfalo, la sustancia negra y otros.

“El cerebro aprende que los estímulos, una vez que son familiares, no poseen beneficios asociados y pierden su potencial. Por esta razón, solo los objetos completamente nuevos activan el cerebro medio y aumentan nuestros niveles de dopamina”, explica el doctor Emrah Düzel, del Instituto de Neurociencia Cognitiva del University College de Londres (UCL)

Estos y otros aportes de la neurociencia, cambian la perspectiva del modo de enseñanza. Los niños no necesitan recompensas para sentir un interés verídico por descubrir nuevos conocimientos, lo que realmente requieren es que el modo en que se le presenta esta información sea diferenciado e innovador.

Consolide los conocimientos que le otorgan a sus hijos en el colegio, repasándolos de manera divertida y con grandes sorpresas dentro del hogar. Utilice formas de llegar a él que sean nuevas y estimulen su imaginación y creatividad, como títeres, teatro, música, entre otros. Además, si desea utilizar recompensas para aumentar sus ganas de esforzarse, no necesariamente deben ser grandes premios, los elementos sencillos pero con un buen preámbulo son suficientes.

No olvide que usted es el primer y más importante maestro de su hijo, así que su forma de enseñarle, marcará sus ganas de aprender en el futuro ¡Use su imaginación y lúzcase!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *