¿Estimular la memoria a través del sueño?

¡Estimular la memoria mientras se vive un plácido y agradable sueño! ¿Parece una ilusión, una utopía o alguna broma para hacer caer a los crédulos? Pues no lo es. Algunos recientes estudios aseguran que las personas pueden mejorar notoriamente sus niveles de memorización a través del sueño nocturno.

Por supuesto,  a través de diversos artículos ya ha quedado clara la importancia del sueño para las funciones cognitivas; sin embargo, los nuevos descubrimientos resultan admirables y dignos de resaltar. Científicos en Japón, EE.UU y Alemania informan sobre lo esencial de estimular los mecanismos de la memoria a largo plazo durante el sueño.

Los nipones, liderados por Masanori Muruyama, y cuyo proyecto fue publicado en la revista especializada “Science”, profundizaron la información que se conoce sobre el circuito cerebral que participa en la consolidación de conocimientos diarios durante la fase de sueño más profunda, denominada REM. Ellos averiguaron que existe una ruta por donde pasan las  señales sensoriales para integrarse en la materia gris.

“Nuestros hallazgos sobre la privación del sueño son particularmente interesantes desde la perspectiva clínica”, aseguró Muruyama. Los científicos en su búsqueda de alguna forma para generar la misma ruta de manera intencional y de esta forma, poder tratar a personas con problemas de memoria, también observaron las carencias de aprendizaje que genera privarse del sueño.

Otro estudio, realizado en el 2010 por la reconocida Universidad de Harvard, también avala la conclusión del equipo japonés. Ellos informan que soñar es importante para el proceso de reorganización de la información. Esto quiere decir que, mientras uno descansa va acomodando los datos que el cerebro reconoce como importantes para rememorarlos con mayor facilidad en un futuro.

Pero estos no son los únicos fundamentos para asegurar la importancia del sueño. Un ensayo científico hecho en California (EE.UU.) evaluó a un grupo de personas para descubrir si dormir mejoraba su capacidad de memorizar. Aquellos que tuvieron las siestas más extensas, llegando a la etapa REM, consiguieron un mejor rendimiento que los demás.  Alcanzando aproximadamente un 40% de progreso luego del descanso.

“Ayuda a estabilizar los recuerdos e integrarlos en una red de memoria a largo plazo”, explica Susanne Diekelmann, de la Universidad de Tubingen en Alemania. Durante la noche, la información es enviada al hipocampo, en donde se almacena para ser utilizada en el futuro.

Pero, es importante resaltar que en el sueño no se absorben nuevos conocimientos, sino que se refuerzan los previos. No existe un truco para educarse más rápido y sin esfuerzo. Sin embargo, sí hay formas de hacer este proceso mucho más exitoso.

Así que ya sabe, si quiere tener un futuro triunfante y poder presumir de su excelente memoria aunque pasen los años, prepare su sábana, tempere su habitación y dispóngase a pasar una tranquila noche de descanso. En su cerebro habrá una celebración y festejo para su memoria.

 

¡Conoce más sobre nosotros!

Aletheia Internacional

Centro de Soluciones Psicopedagógicas

(01) 255 8800  Anexo 34

contacto@aletheia.com.pe

¡Solicite su Consulta Gratuita, estamos en Miraflores, Los Olivos y Arequipa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *