Memoria corto plazo VS Memoria largo plazo

Nuestra capacidad de recordar está dividida en tres partes: La memoria sensorial, la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo. Cuando buscamos que nuestro niño aprenda algo nuevo e importante, debemos focalizarnos en que la información que le daremos quede retenida en la memoria a largo plazo. Para ello, te explicaremos un poco acerca de este proceso de retención y te brindaremos algunos consejos para que cuando enseñes algo a tus hijos, se les quede de por vida.

El proceso consiste en que primero, detectamos y analizamos un estímulo con la ayuda de nuestros  cinco sentidos, a esta primera fase de observación se le llama memoria sensorial. Segundo, una vez procesada la información, es donde se activa la memoria a corto plazo, que ocurre cuando algo nos llama la atención. Ahí es donde ocurre el pensamiento, el cual se produce gracias a los conceptos almacenados en nuestra memoria a largo plazo, que es donde se guardan todos nuestros conocimientos que se han ido reforzando conforme  pase el tiempo.

Pero existe un bache en el momento cuando se pasa la información nueva a la memoria de largo plazo, porque no siempre logra almacenarse y simplemente se borra de nuestra memoria.

Es por eso que, en la enseñanza de nuestros hijos, no sólo debemos conseguir su atención con algún color o algún juego para que aprenda alguna información, sino que debemos estar focalizados en el estímulo multisensorial  para  que esos conocimientos se almacenen de forma permanente en la memoria de largo plazo.

Para que puedas realizar una estratégica enseñanza en tu niño, te dejamos tres consejos a tener en cuenta:

–          La educación no consiste en saber mucho sino en saber bien. Trata de no abrumarlo a tu niño con demasiada carga de información, porque al final no lo retendrá, tan solo lo memorizará y lo olvidará en los siguientes meses. Lo ideal es que el conocimiento se le quede de por vida, por ello haz que recuerde lo fundamental, así su memoria será selectiva.

–          El conocimiento significativo fortalece la memoria a largo plazo. Es simple, solo haz que el alumno descubra algún significado e interés en el tema que se desarrollará, para que así surja la motivación. Porque las emociones están relaciones con los recuerdos y siempre permanecerán en el tiempo.

–          Si algún tema es complicado y tedioso, la repetición y constancia en la enseñanza permite que la información no se evapore fácilmente. No te limites a enseñarle tan solo en un par de días, sino en todo momento oportuno que tengas. Por ejemplo: Cuando se vayan al supermercado, pregúntale qué se acuerda de un determinado tema y así poco a poco se le retendrá.

Previous Post
Next Post

Leave a Reply